lunes, 1 de febrero de 2010

Ciudad de Vascos

Ubicadas en lo más profundo de la comarca toledana de La Jara, junto al río Huso, y en el término municipal de Navalmoralejo se encuentran las ruinas de la Ciudad de Vascos. Lejos de tener algo que ver con el País Vasco, este nombre pudo deberse a una deformación fonética de su denominación en árabe. Si su nombre es una incógnita, su fundación y su posterior abandono son un enigma.

La elección de este lugar pudo responder, según algunos historiadores, a un propósito defensivo en plena Reconquista pues servía para vigilar el paso del Tajo a los Montes de Toledo en una zona fronteriza durante el califato omeya. Otros estudiosos creen que la ciudad se fundó para explotar las minas de oro y hierro cercanas al encontrarse escorias en las excavaciones.

Esta ciudad hispano-musulmana que en su momento de esplendor llego a tener más de tres mil habitantes, en el siglo XII ya no contaba con uno sólo de sus moradores. Las causas de que la ciudad se despoblara tan súbitamente no están claras. Historiadores como Ricardo Izquierdo o Fernando Jiménez de Gregorio afirman que la ciudad se despobló tras la conquista de Talavera por los cristianos en 1.083, como un efecto más de las guerras de frontera, mientras que otros apuntan a algún tipo de peste o de gripe como azote letal de los vecinos, que ahuyentó a los pocos supervivientes.

Los trabajos arqueológicos que se vienen realizando desde el año 1.975, van desvelando al menos como vivían y como se defendían sus moradores, poco más. La ciudad estaba dotada de cementerios, sólidas murallas, baños, y una altiva alcazaba.

Los restos mejor conservados y que más impactan al visitante que lo contempla, lo forman los elementos defensivos y militares de la ciudad, como la robusta muralla que protege el espacio de unas ocho hectáreas, elemento fundamental en las ciudades hispano-musulmanas, envolviendo la Medina. El trazado de esta defensa se adapta a lo abrupto del terreno, bordeando los lugares más escarpados. Se conservan restos de dos puertas, una de ellas con el arco de herradura típicamente musulmán y cinco angostos postigos horadados en la muralla. Fuera de esta, en extramuros; los llamados Baños de la Mora con posibilidad de agua fría o caliente y restos de otras dependencias en donde los artesanos ejercían sus labores, posiblemente para evitar ruidos y olores a la ciudad.

Imagen 1. elcorreodigital.com
Imagen 2. 11870.com

Información:
Oficina de Turismo de Talavera de la Reina, Palenque nº 2,
Tfno. 925 826322
Fax. 925 806614
Ayuntamiento de Navalmoralejo,
Tfno. 925 436317
Visitas Programadas y rutas complementarias Tfno. 925 430002

No hay comentarios:

Publicar un comentario

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...