lunes, 31 de mayo de 2010

¿La verdad sobre Covadonga?

Con este post pretendo que conozcáis una teoría nada descabellada (creo yo) según la cual la Virgen de Covadonga es originaria del pueblo burgalés de Cillaperlata, junto al que se llevó a cabo la batalla de Covadonga.

¿Hasta que punto tiene sentido que un ejército árabe atravesase todo este territorio, hasta Asturias, para ir a sufrir su derrota en un lugar de casi nulo tránsito, apenas poblado, y fuera de todos núcleos de población? ¿No sería posible que, con el paso de los años se perdiese la memoria del verdadero lugar de la batalla salvo en la tradición oral de los monjes trasladados, y poco a poco se hubiese ido asociando la ubicación del nuevo centro de creencia con la ubicación de la batalla?
En el blog Tierras de Burgos, en la serie de post Una Tierra de leyenda, el gran Montacedo nos explica con multitud de datos e imágenes esta teoría.

También recoge un artículo publicado por Vladimir Rivero en Crónica de Las Merindades que os traslado a continuación:

Siempre me pareció muy improbable que el ejercito musulmán consiguiera llegar hasta el corazón de Asturias sin que sufriera descalabros en los muchos valles que atravesaba, pero eso era algo que no admitía discusión, ¿o si?.

Para empezar, muchos historiadores españoles dudan de la existencia de la batalla de Covadonga en Asturias, las fuentes árabes tampoco la nombran, y los primeros textos que la mencionan son de un par de siglos después de que sucediese. Y si a eso le sumamos las sospechas de que Don Pelayo es más mítico que Hércules, ya tenemos las herramientas para trabajar en nuestra particular sangría histórica.

La línea de montañas que va de Pancorbo hasta Reinosa (Obarenes, Tesla, El Rojo…) fue la antigua frontera de los pueblos cantábricos. Si alguien quería invadir esa región debía pasar necesariamente por Oña (Onga como ya se dijo y está documentado). Esta documentada (esta si) una gran batalla en el desfiladero de la Horadada en la que derrotamos al invasor gracias a Don Pedro de Cantabria ("consuegro" de Pelayo), que tenía su castillo o castillos entre Oña y Trespaderne. El castillo de Tedeja (corrupción de Tartaya/Teteya…) podría ser uno de ellos, y precisamente los más viejos de Cillaperlata y Trespaderne siguen recordando esa batalla en la que dicen, "la virgen prolongó dos horas la luz del día para que pudiéramos diezmar al invasor".

Un milagro atribuido a la Virgen de Incinillas que comparte iglesia en Cillaperlata con la Virgen de Covadonga, porque el templo de esta por lo visto fue destruido en el siglo VIII (el siglo de la invasión sarracena). Esta identificado el lugar en que estuvo dicho monasterio, y es plausible que la batalla de marras ocurriera junto a dicho templo y de resultas quedara destruido y terminara dando nombre a aquel enfrentamiento. La batalla de Covadonga.

La talla de la imagen de la Covadonga de Cillaperlata es del S-XII, y se dice que es una copia exacta de la de la Santina asturiana del S-XV. Eso no demuestra nada, pero lo que si resulta revelador (y lo sabemos gracias al don Carlos Alonso, cura de Cillaperlata ya fallecido), es que la Covadonga asturiana fue fundada por Alfonso I, hijo de Pedro de Cantabria con monjes Benedictinos provenientes de Cillaperlata. Monjes que se llevaron consigo una copia de la imagen original, el nombre del cenobio y hasta el recuerdo de aquella batalla… Todo lo cual resulta coherente con el hecho de que los restos de la Covadonga burgalesa procedan del siglo VII, y los de la asturiana, fundada por Alfonso I, daten del VIII.

Es cuestión de Matemáticas, el 7 va antes del 8, eso aunque seamos de letras lo sabemos. ¿Qué pasó entonces?. Podemos especular fácilmente sin temor a equivocarnos demasiado. La batalla de Cillaperlata frenó el avance musulmán pero el precio pagado fue muy elevado y posiblemente para reubicar a los monjes benedictinos que habían perdido su monasterio, Alfonso I trasladó a todos sus miembros hasta un lugar más seguro en tierras asturianas. Estos monjes llevarían el recuerdo de aquel suceso que terminaría adaptándose siglos después a su nuevo hogar de mismo nombre sin que nadie en Castilla supiera de ello. Cuando ya se hizo popular en toda la península ¿Quién quedaba en estas tierras dispuesto a reivindicar la batalla?, ¿y con que pruebas?.

Es significativo que cuando se extravió durante la guerra civil la talla de la Covadonga asturiana, dos canónigos asturianos viniesen a Burgos a tratar de obtener nuestra talla de Cillaperlata. No lo consiguieron, pero lo importante es conocer el origen de la talla de la Covadonga burgalesa, nadie lo sabe a ciencia cierta por lo que se opta por decir que se trajo en algún momento desde Asturias (eso disipa suspicacias pero no se ajusta a la realidad), no es científico asegurar tal cosa sin pruebas (y así se soportan muchas verdades científicas que se enseñan en la escuela: Don Pelayo…).

Lo cierto es que esa imagen es autóctona de Las Merindades, la más antigua Covadonga conocida, que permanece en el lugar donde se documenta una importante victoria sobre los sarracenos, un lugar donde existió un monasterio dedicado a la santa. Esos son hechos, y la ciencia es lo único que debe atender. No existe ninguna prueba científica que asocie la batalla de Covadonga a Asturias.

Este asunto debería ser retomado cuanto antes, nunca es tarde si tienes la verdad histórica bajo el brazo. Habrá quien piense (muchos) que para qué remover eso ahora, y yo les respondería que tal vez a su bolsillo si le interese. Cualquiera que haya ido a la Covadonga asturiana comprobará como decenas de autobuses diarios se acercan a conocer la cuna de la reconquista dejando en la zona no pocos euros en la cantidad de restaurantes y tiendas de regalos ahí y en Cangas de Onis.

De no existir esa creencia sería un valle deprimido más de Asturias. A nosotros los valles deprimidos nos sobran por doquier, y para uno que puede enorgullecerse de haber sido trascendente en nuestra historia reciente, va y nos lo callamos, o somos muy modestos o somos unos desarraigados. Así nos va. ¿Dónde están los políticos que defienden su tierra y patrimonio?.

Como colofón, solo quiero desvelar que en la loma que se encuentra sobre Cillaperlata todavía recuerdan en el pueblo la existencia de un templo dedicado a San Pelayo.
* * *

7 comentarios:

  1. Es curioso, nunca había conocido esta teoría. Es muy interesante.

    No sé si será cierta o no, pero particularmente me quedo con la idea que parece más oficial sobre el asunto. Que no existió tal batalla,que sólo fue una razzia a un pequeño grupo de militares musulmanes que pasaban por los agrestres terrenos de la zona.

    A partir de ahí, el mito se va haciendo más grande y llegar a reconocer a Asturias como la cuna de la reconquista.

    Un na teoría muy,muy interesante. Me ha gustado mucho.

    Un saludo!

    ResponderEliminar
  2. Gracias por el comentario. Me alegro de que te gustase.

    ResponderEliminar
  3. Hola Isma:
    Cuando lo leí en el blog de Montacedo me entusiasmó tanto esta historia que me faltó tiempo para visitar todos esos lugares, algunos los conocía, otros no tanto y en vista de lo cerquita que les tengo (tiene "pecao" la cosa), me colgué la cámara e hice "un repaso fotográfico" de aupa el Erandio y que pienso postear pronto.
    Cuando los visité ya no los veía con los mismo ojos que antes..(una ruina más). Fue una experiencia muy gratificante.

    A ver si nuestros políticos meten caña al asunto para darlo a conocer o investigarlo de forma más profunda.

    Saludos,

    ResponderEliminar
  4. Hola ZáleZ:
    La verdad es que cuando lo leí, solo pensar que habia pasado por Trespaderne cientos de veces y que desconocia esos hechos...buf, todo lo que nos queda por aprender.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Que la historia la escriben los vencedores, es un hecho demasiado repetido que en ocasiones generan grandes mentiras que solo el paso de los años y la aguzada vista de curiosos investigadores logran poco a poco desentrañar.

    La verdad es que me ha encantado esta teoría, que desmonta con datos aparentemente bastante sólidos (no conozco las fuentes) la historia por todos contada. Además, habiendo frailes por el medio, para mi la cosa está más que clara.

    Para mi esto es un Déjà vu, que también tiene a unos monjes, un rey y a una imagen venerada en una Cueva Santa como protagonistas.

    Trabajo como guía turístico en la Cartuja de Valldecrist -Altura (Cs)- y desde que pertenezco a la Asociación Cultural Cartuja de Valldecrist ya son varios los episodios desmontados sobre la Historia que sobre este monasterio se ha contado desde hace siglos. Desde el origen de su fundación hasta la autenticidad de su retablo mayor gótico, han sido desmontados por profesores y académicos de distintas ramas en los últimos cuatro años.

    Curiosamente, estrechamente relacionada con la Cartuja está la imagen de Ntra. Sra. de la Cueva Santa, cuya autoría se le atribuyó al hermano de San Vicente Ferrer ¡¡casi 2 siglos después de su hallazgo!!.

    Yo mismo he realizado un trabajo que trata de aclarar tanto el origen de este culto como a quién se venera realmente en el Santuario de la Cueva Santa de Altura (Castellón), así como de dónde surge el molde de la actual imagen, y que para mi tiene también como en este caso, a un rey como principal promotor -Martín I de Aragón, fundador de la citada Cartuja- de dicha devoción.

    Podeis leer algo sobre el tema en esta entrada:

    http://viveelaltopalancia.blogspot.com/2010/06/la-proxima-conferencia-de-la-asociacion.html

    Un saludo a tod@s

    ResponderEliminar
  6. Ah!, y con tu permiso, copio esta entrada en mi blog, citando por supuesto de donde procede...

    Muchas gracias por anticipado

    ResponderEliminar
  7. GTCAP, gracias a ti por tan interesantes comentarios. Un saludo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...