martes, 26 de octubre de 2010

Marcos Rodríguez Pantoja. Un niño entre lobos

El próximo mes de noviembre se estrena la película "Entrelobos" basada en la vida de Marcos Rodríguez Pantoja. Esta es su extraordinaria historia recogida por www.elmundo.es

Cuando quedan atrás las horas entre peñascos, hierbas y agua del río; cuando el cuerpo pide un trozo de pan, otro de panceta y un trago de vino; cuando desaparecen de la retina imágenes y del oído sonidos desconocidos para un urbanita, es entonces cuando surge la verdad de la historia. «Los animales son mejores que las personas».

A Marcos Rodríguez Pantoja lo vendió su padre, Melchor, como quien vende un perro cuando se convierte en un estorbo. Marcos tenía siete años, quizá uno más o uno menos. La memoria le flaquea y para el caso es lo mismo. Lo vendió Melchor a un pastor de Sierra Morena. Por aquel entonces —y aquel entonces era 1953, porque Marcos nació el 7 de junio de 1946— era algo normal que familias sin posibles colocaran a los hijos allá donde les dieran algo de comer y les enseñaran un oficio. Marchó Marcos rumbo a la sierra con ese pastor, Damián. Aprendió a cuidar las 300 cabras, a cazar, a buscar comida, a hacer fuego y a estar solo. Un día Damián salió a cazar un conejo. Le dijo que lo esperara en la cueva. Nunca más volvió. El pastor no regresó. Marcos no supo nunca más de aquel hombre. Se quedó solo. Era un crío. De vez en cuando recibía la visita del dueño de las cabras, que le llevaba un pedazo de pan. Pero nada más.

Empezó así la vida de Marcos entre lobos. «Un día oí ruido detrás de unas rocas. Me acerqué y había unos lobeznos. Les fui a dar comida, a revolcarme con ellos… Vino la loba y lanzó un mordisco… Me fui… Un día estaba en la cueva y entró la loba. Yo me fui al fondo… Creía que me iba a comer… ¡Como antes me había atacado! Pero me dejó un trozo de carne… Me lo iba acercando… Y al final se acercó y la abracé… Y fueron confiando en mí. Yo les daba comida y jugaba con los lobeznos y poco a poco, así, fue como me fui convirtiendo en el jefe de la manada».

Marcos cazaba conejos con pegajosos palos de jara. Los metía en la madriguera y la resina se pegaba en la piel de los animales. O cazaba ciervos con ayuda de los lobos, que azuzaban al venado hacia el río y allí Marcos les daba muerte. A los peces los hacía entrar, a una suerte de cueva que fabricaba en el río. Los peces, atraídos por los restos de los animales muertos que Marcos metía entre piedras, se metían en la trampa. Cuando estaba allí, Marcos soltaba una piedra contra la laja que cubría la cueva y atrapaba a los peces.

Así vivió Marcos días y meses y años. El pelo largo, por la cintura, impregnado del olor de sus amigos los lobos. La piel curtida por el sol y también rezumando ese aroma tan fuerte. Se movía como ellos, vivía como ellos, aullaba como ellos. Cazaba, hacía fuego y descubría sus instintos básicos en soledad. Lo sacó la Guardia Civil del monte cuando Marcos contaba ya 19 años. Un guarda de una finca próxima lo delató y lo prendieron. Lo mandaron para Madrid. Con unas monjas. El mismo día que lo cristianaron lo mandaron al servicio militar. Carne de cañón. Cuando se licenció le recomendaron irse a buscar trabajo a Mallorca. Allá se fue. Y cayó en manos de gente que lo maltrató, que se rió de él, que lo menospreció. A él, que se había criado con lobos.

Hoy, 40 años después, en esta finca de Cardeña, en Sierra Morena, Marcos vuelve a estar rodeado de lobos. Se suben sobre él, lo huelen, lo buscan. Él se tira al suelo, los besa, se siente uno más. Pepe España, lobero de Cañada Real (Peralejo, Madrid) que ha criado a esos cinco animales, no ha visto nada igual en los días de su vida, dice. Se queda impresionado de cómo los lobos se acercan a Marcos y se 'funden' con él sin haberlo visto nunca antes jamás.

A Marcos lo encontró Gerardo Olivares, director de cine, en Galicia. Una labor de espía. Más importante aún: lo encontró porque descubrió su historia, porque le apasionó su historia y porque decidió contar su historia. El sol alumbra este día de rodaje en Cardeña. El equipo mueve a los lobos y Marcos recorre el monte ajeno a la gente. Los animales se acercan a él. Se van. Las hembras en celo. Los machos marcando territorio.

Olivares, cámara en mano, graba lo que se graba el equipo de rodaje de naturaleza, graba las peleas entre lobos, graba a Marcos buscando hierbajos para hacer el ruido de la perdiz. O a Marcos bebiendo agua en el río como sólo bebe agua en el río quien ha vivido entre alimañas. O a Marcos rebozándose por el suelo con una loba. Impresiona Marcos. Impresiona. Se sube a una roca. Aúlla. Los lobos lo sienten, lo oyen, lo rodean. Aúllan. Aúllan todos juntos. «Los animales son mejores que las personas». 

8 comentarios:

  1. La literatura ha dado muestras de ese tipo de comportamiento y relación con los animales. Tarzán o El Libro de la Selva son un claro ejemplo; y las leyendas también nos han contado casos sobre los que puede haber dudas sobre su realidad. Casi todos estos casos suelen tener un pésimo final para las personas una vez integradas en una sociedad que desconocen. Pero este caso de Marcos Rodríguez, que no conocía, y que es real y cierto, parece romper la regla. Resulta increíble que en mitad del siglo XX, en España, por muy atrasada que estuviera la zona de la Sierra Morena, llegara a darse un caso así. Afortunadamente, Marcos Rodríguez parece, por lo que leo, estar integrado en la sociedad de la que, por la necesidad de un padre primero y la fatalidad después, nunca debió de formar parte, por muy buenos que puedan ser los animales cuando se les trata bien. Ha sido muy interesante leer este artículo, Isma. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Bonita historia. Este hombre sería el verdadero Tarzán ibérico, con lobos en lugar de monos. Para ser aceptado como uno más en la manada tuvo que desprenderse de todo bagaje o aprendizaje humano y bajar hasta la escala primitiva de los gestos animales, comportarse como uno de ellos, oler como ellos, comer como ellos. Así le reconocen como a un igual.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. He oído comentarios acerca de esta película en la radio, concretamente en la Ser la semana pasada. Creo que entrevistaron a su director y comentó esta interesante historia, un relato que es una lección sobre la naturaleza, sobre lo cerca y lo lejos que estamos de la vida salvaje.

    Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Por lo que sé de esta historia es real y fundamentalmente verdadera, aunque sujeta a interpretaciones. Ya ha generado un debate en Los Pedroches que crecerá a medida que se acerque el día del estreno y que continuará después. Será bueno para conocer como era la vida en una comarca de Sierra Morena como los Pedroches entre la postguerra y la emigración hasta los años 70 del siglo pasado. Posiblemente será una sorpresa para muchos que desconocen aquella realidad.
    Sobre algunos aspectos hay algunas interpretaciones diferentes a las que han hecho el autor del libro, G. Janer y las afirmaciones en entrevistas de Gerardo Olivares, pero son sobre aspectos no esenciales que no desvirtúan en nada la esencia de la historia.
    http://sites.google.com/site/acacardena/melchor

    Bartolomé Muñoz

    ResponderEliminar
  5. es la vida de un muchacho que nunca va olvidar porque casi ha estado más cn los animales,en concreto con lo lobos, que con la sociedad.
    yo he visto la película y la verdad es que me encantó, sólo vi una pega: que no dice o no se muestra en la pelicula, cómo le trataba la gete de la ciudad, ni cómo aprendió a hablar de nuevo para relacionarse con la sociedad.
    Pero, supongo que el director sólo querí que viésemos el lado de la comunicación del niño con los animales.
    mientras ves la película yo no me podía creer que hubiese pasado todo lo que vivió Marco,poque no había oído hablar nada igual en la vida real, exepto en las película de ciencia ficción como tarzan.

    ResponderEliminar
  6. bien aventurado el que huye del mundanal ruido... en el fondo me da envidia este señor ,con el mundo tan complicado que se ha creado,dios le bendiga

    ResponderEliminar
  7. estoy contigo.este hombre es verdad que ha estado aislado pero ha tenido un nivel de fusion con la naturaleza que es un verdadero tesoro.conoce la esencia del monte como nadie . SOBRECOGEDOR fenomenal marcos .ni stres ni preocupaciones absurdas ,ni dinero . eres mi idolo

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...