sábado, 21 de agosto de 2010

La Fortaleza de Tedeja

Había pasado muchas veces por esa N-629 que se abre paso junto al río Ebro por el Desfiladero de la Horadada pero las ganas de llegar a mi destino impedían que me acercase a los restos de esta fortaleza próxima a la villa de Trespaderne (Burgos) hasta que la pasada semana pude cumplir con lo pactado en mi fuero interno.

La fortaleza de Tedeja, según algunos entendidos la más antigua de Castilla, formaba parte de una linea defensiva que erificaron los romanos con el fin de defenderse de astures, cántabros y vascones. Desde su emplazamiento en una de las últimas cumbres de la sierra de la Tesla controlaba no sólo el desfiladero, paso crucial en la comunicación entre la Meseta y el Cantábrico, sino también las dos vertientes del río Nela hasta Medina de Pomar y el comienzo del Valle de Tobalina.

Los restos arqueológicos nos aclaran que en un primer momento de control romano efectivo en la zona se construyó una torre cuadrangular (siglo III) y en una fase posterior se levantaría un verdadero baluarte defensivo, con las mejores técnicas legionarias, creado en el siglo V, una época de crisis y cambios, y perviviendo hasta el siglo X. 

El complejo contiene una muralla con torreones de planta semicircular con escaleras de acceso independiente que fueron anuladas al servir de apoyo al paseo de ronda que fue añadido al interior de la muralla. Con una altura total de las defensas de 3 metros este sistema se reforzaba con un aterrazamiento adosado a la misma muralla y un foso de 12 metros de anchura.

La fortaleza de Tedeja es sin duda un importante tesoro arqueológico que debe hacernos comprender la relevancia histórica del norte burgalés.

Fortaleza de Tedeja en imágenes

viernes, 20 de agosto de 2010

Las siete estrellas de la Comunidad de Madrid

Alguna vez, viendo la bandera de la Comunidad de Madrid, me había preguntado el porqué de esas siete estrellas. Pregunta que se desvanecía cuando me concentraba en otro asunto hasta que hoy me he decidido a buscar y ahí va la respectiva explicación.

Esta bandera, regulada en en el artículo 2 de la Ley 2/1983, posee siete estrellas blancas de cinco puntas en el centro de la misma, alineadas en dos hileras, cuatro arriba y tres abajo en una proporción de  dos de ancho por tres de largo.

Cada estrella representa cada una de las estrellas de la constelación de la Osa Menor que se recorta sobre la Sierra del Guadarrama dominando, de esta manera, el cielo de las tierras que formaban el antiguo Concejo Madrileño, creado en tiempos de la Reconquista y que ocupaba el territorio al sur de dicha sierra y alcanzaba hasta el río Tajo.

El color carmesí es el del pendón de Castilla ya que Madrid estuvo emplazada dentro de este reino hasta la organización territorial de 1833. Además las siete estrellas tienen cinco puntas dedicadas a las cinco provincias que rodean la comunidad:  Ávila, Segovia, Guadalajara, Cuenca y Toledo.

Fuentes: es.wikipedia.org

martes, 17 de agosto de 2010

¿Quienes eran Picio y Calleja?

En multitud de ocasiones hemos podido escuchar frases hechas que se extendieron por toda España y se siguen utilizando formando parte del lenguaje popular como eres más tonto que Abundio. En algunos de estos dichos los protagonistas eran personas de las que aún se tienen referencias hoy en día.

Eres más feo que Picio
Según cuenta la tradición Picio era un zapatero de principios del siglo XX que vivió en el pueblo granadino de Alhendín. Se dice que este hombre fue condenado a muerte pero hallándose ya en capilla recibió el indulto. La fuerte impresión de la noticia le produjo la pérdida total del pelo además de una serie de increíbles deformaciones en el rostro que le hicieron pasar a la posteridad como símbolo de la fealdad.

Tienes más cuento que Calleja
Este es uno de los dichos en los que más información se tiene del personaje en cuestión. El tal Calleja no era otro que Saturnino Calleja Fernández, nacido en Quintanadueñas provincia de Burgos en 1855, fue un conocido escritor y editor. Gracias a que era el propietario de una editorial con su nombre, quizás la de más arraigo en toda la historia del editorialismo español, publicó libros de enseñanza primaria y sobre todo una innumerable cantidad de cuentos infantiles y juveniles. 

Junto a estos relatos también había otros textos inéditos que, sin firma o tan sólo figurando unas simples iniciales, eran escritos especialmente para la Editorial Saturnino Calleja que además contó con grandes dibujantes de la época, que llenaron con sus magníficas ilustraciones cada edición de sus cuentos.

Bueno...se acabó. La madre que parió a Paneque... ¿O era Panete? ¿Y quién era ese? Si alguién lo sabe lo incluiré en este post.

Fuentes: 
http://yaestaellistoquetodolosabe.lacoctelera.net/post/2006/11/06/ser-mas-feo-picio-

jueves, 5 de agosto de 2010

El milagro de Calanda

Al norte de la provincia de Teruel y en la carretera N-211 que une la capital con Alcañiz está situada la villa de Calanda, conocida entre otras cosas por el excelente melocotón (su cultivo se remonta a hace más de 30 años) y por ser el lugar de nacimiento del cineasta Luis Buñuel.

Otro de sus vecinos fue Miguel Juan Pellicer Blasco, nacido en marzo de 1617, el segundo de ocho hermanos pertenecientes a una humilde familia de labradores. A la edad de  veinte años cuando llevaba un carro cargado de trigo al molino fue arrollado, pasándole una rueda del carro sobre su pierna derecha, fracturándole la tibia en su parte central. En octubre de 1637 llega a Zaragoza donde se le amputa la pierna "cuatro dedos más debajo de la rodilla" y donde se ganaría la vida pidiendo limosna a las puertas de la Basílica del Pilar. 

En marzo de 1640 inicia su camino de retorno a casa. Después de una semana viajando en carro, en burra y a pie llega a Calanda. El 29 de marzo, tras una dura jornada de trabajo, Miguel se duerme a pesar del dolor que siente en su pierna amputada. Sobre las diez de la noche entran sus padres en la habitación percibiendo una "fragancia y olor suave no acostumbrados allí" y al acercarse lo encuentran durmiendo,  admirados al ver como le asomaban dos pies cruzados. Al principio el joven cojeó pues la pierna estaba entumecida, pero a las pocas horas comenzó a andar normalmente. 

El 2 de abril Miguel Andreu, notario de Mazaleón, levanta acta del suceso que rápidamente fue pregonado por toda la comarca y el resto del país. La autoridad eclesiástica dispuso un informe procesal en el que testificaron diversas personas, entre ellas el cirujano que había amputado la pierna, siendo reconocido el hecho como milagro el 27 de abril de 1.641. En el otoño del mismo año viaja a Madrid para ser presentado al Rey Felipe IV, el cual tiene la deferencia de besarle la pierna. El último vestigio de las fuentes manuscritas acerca de Miguel parece ser la inscripción en el libro de difuntos de la parroquia de Velilla de Ebro (Zaragoza) el 12 de septiembre de 1.647.
 
Cuarto Milenio - El Milagro de Calanda

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...