martes, 20 de diciembre de 2011

San Borondón, la isla errante

Una antigua historia, con gran arraigo en el pueblo canario, vuelve para cobrar fuerza en nuestros días: la leyenda de la isla de San Borondón.

El origen de la leyenda cuenta como San Brandán (también llamado Brandón, Borondón o Brandano), monje evangelizador irlandés del siglo VI, encontró tras varias jornadas de navegación una isla donde descansar junto a los catorce monjes que le acompañaban. Al encender un fuego la tierra comenzó a moverse, dándose cuenta de que se hallaban sobre una gran ballena.


A partir de entonces surgieron multitud de historias sobre esta isla errante conocida también como «la Nom Trubada», «la Encubierta», «la Perdida» o «la Encantada». Situada teóricamente al noroeste de la isla de El Hierro, fue considerada parte del archipiélago canario gracias al Tratado de Alcáçovas que firmaron España y Portugal para repartirse el Atlántico. 

Representada en multitud de mapas y objetivo de infructuosas expediciones durante los siglos XVI, XVII y XVIII, la leyenda permanece presente. ¿Será San Borondón esa octava isla que parece emerger a las puertas de La Restinga?

lunes, 28 de noviembre de 2011

Mambrú se fue a la guerra

Esta canción popular fue compuesta tras la batalla de Malplaquet (1709), que enfrentó a los ejércitos de Gran Bretaña y Francia, durante la Guerra de Sucesión Española. A pesar de su derrota, los franceses creyeron muerto en la batalla a su enemigo John Churchill, duque de Marlborough, que es a quien se dedica la canción burlesca. La melodía de la canción parece ser aún más antigua: según Chateaubriand, es de origen árabe y habría llegado a Francia llevada por los cruzados. La canción se popularizó en tiempos de Luis XVI: una de las nodrizas del delfín solía cantarla; la canción agradó a los reyes y pronto se difundió por Versalles y luego por todo el país. A España llegó por influencia de los Borbones, con el nombre Marlborough reducido a un más pronunciable Mambrú. Solían cantarla sobre todo las niñas, típicamente acompañando al juego de rayuela.

John Churchill retratado por Adriaen van der Werff

Existen también versiones en otros idiomas. La inglesa, cantada con el estribillo For he is a jolly good fellow ha dado lugar a la canción del mismo nombre, conocida en España como Es un muchacho excelente y en Argentina, México, Perú y Uruguay (entre otros países de Latinoamérica) como Porque es un buen compañero.

En Argentina, la poetisa y cantautora María Elena Walsh popularizó esta melodía entre los chicos, durante las décadas de 1960 y 1970 fundamentalmente. También la misma autora escribió otras canciones en homenaje a Mambrú como la Canción del estornudo.

Mambrú se fue a la guerra,
mire usted, mire usted, que pena,
Mambrú se fue a la guerra,
no sé cuándo vendrá.
Do-re-mi, do-re-fa,
no sé cuándo vendrá.

Si vendrá por la Pascua,
mire usted, mire usted, qué gracia,
Si vendrá por la Pascua,
por la Trinidad.
Do-re-mi, do-re-fa,
o por la Trinidad.

La Trinidad se pasa,
¡qué dolor, qué dolor, qué pena!,
la Trinidad se pasa
Mambrú no viene ya.
que do-re-mi, que do-re-fa,
Mambrú no viene ya.

Por allí viene un paje,
¡qué dolor, qué dolor, qué traje!,
por allí viene un paje,
¿qué noticias traerá?
que do-re-mi, que do-re-fa,
¿qué noticias traerá?

Las noticias que traigo,
¡del dolor, del dolor me caigo!
las noticias que traigo
son tristes de contar,
que do-re-mi, que do-re-fa,
son tristes de contar.

Que Mambrú ya se ha muerto,
¡qué dolor, qué dolor, qué entuerto!,
que Mambrú ya se ha muerto,
lo llevan a enterrar.
que do-re-mi, que do-re-fa,
lo llevan a enterrar.

En caja de terciopelo,
¡qué dolor, qué dolor, qué duelo!,
en caja de terciopelo,
y tapa de cristal.
que do-re-mi, que do-re-fa,
y tapa de cristal.

Y detrás de la tumba,
¡qué dolor, qué dolor, qué turba!,
y detrás de la tumba,
tres pajaritos van.
que do-re-mi, que do-re-fa,
tres pajaritos van.

Cantando el pío-pío,
¡qué dolor, qué dolor, qué trío!,
cantando el pío-pío,
cantando el pío-pa.
que do-re-mi, que do-re-fa,
cantando el pío-pa.

Fuente: Wikipedia

martes, 8 de noviembre de 2011

Oficios Olvidados: Almadieros, los navegantes del pirineo

Almadieros en el Ebro  ecoter.wordpress.com
Almadieros, navateros o raiers, dependiendo de si nos encontramos en Navarra, Aragón o Cataluña, representan un oficio que trata de recuperar su vigencia gracias a las celebraciones organizadas en el Valle de Roncal, en el Sobrarbe, en la comarca de Pallars Jussá y en el Alt Urgell.

En los valles pirenaicos el aprovechamiento de los bosques ha sido desde tiempos inmemorables la principal fuente de ingresos y sus ríos la rápida forma de transportar la madera hasta lugares como Zaragoza o Tortosa donde podía ser vendida para su transformación. Esta madera era transportada formando lo que llamamos almadias, navatas o rais.

La almadia estaba formaba por varios tramos de maderos de idéntica longitud amarrados entre sí mediante jarcias vegetales (vergas de avellano, mimbre silvestre, etc.), con remos en la punta y en la zaga cuya misión es dirigir o conducir la balsa por el cauce del río. 

Durante el viaje, los almadieros más expertos solian ir en la  primera almadia para solucionar cualquier inconveniente. No era raro encontrarse con rocas y otros obstaculos naturales, tramos donde el caudal era escaso, meandros o fuertes desniveles. El viaje era toda una aventura y en ocasiones se aprovechaba para transportar mercancías o personas.

En la segunda mitad del siglo XX, la aparición de medios de comunicación más rápidos, la generalización de nuevos regadíos y la construcción de obras de regulación hidráulica contibuyeron a la desaparición de esta actividad económica que la sociedad actual ha demostrado su interés por recuperar.

Fuente:
www.pirineo.com

lunes, 31 de octubre de 2011

La gorrina de Falaise

En el capítulo once del libro del Levítico Jehová le dijo a Moisés que tuviera al cerdo por animal inmundo y que se abstuviese de comer su carne porque aunque tiene las pezuñas hendidas no rumia. Por aquí, entre cristianos viejos y decentes, no nos andamos en miramientos y del cochino aprovechamos hasta el andar y cuando queremos que nos aprueben al hijo zoquete le regalamos a su profe un jamón. Ambrose Bierce escribió que el cerdo es un ave (sic) notable por la universalidad de su apetito, que sirve para ilustrar la universalidad del nuestro. Decía también que su nombre científico era Porcus Rockefelleri, porque aunque Rockefeller no descubrió al cerdo se lo consideraba suyo por derecho de semejanza. 
 
Al cerdo le dicen guarro, puerco y chon, que es el ahorrativo de lechón, y cuino, tunco, marrano, gorrino y cuchí. Un cerdo vive unos quince años y como no tiene glándulas sudoríparas se refresca dándose baños de mierda, tiene la inteligencia de un perro y se han conocido casos de guarros que contestan cuando se les llama por su nombre. El cerdo tiene un verbo para él solo, que es hozar, que es lo que hace cuando remueve la tierra soplando por el hocico y en los soutos gallegos, en otoño, está expuesto a que las meigas le hagan el malollo, el mal de ojo, que les vuelve taciturnos y para sacarles de la melancolía hay que avisar al albeite, al curador de animales, que con un sombrero en la mano les recitará esta letanía: «Cristo te dio, Cristo te formó, Cristo te desolle y si algún malollo te aolló se afuma con incienso y laurel bendito». Si esto no da resultado, se recomienda clavar una herradura de caballería en su pesebre de comer. Se dice, no se sabe con qué fundamento, que el cerdo enloquece con el olor de la sangre, como los tiburones del mar, y que se zampa cualquier cosa que se le ponga por delante, como las avestruces de África. Esto lo saben bien los bandidos sardos, que se dedican al secuestro, y cuando se les tuerce una industria echan al que sobra a la piara, que no deja de él ni el tuétano de los huesos.
 
Cerdos en el tribunal
El papa Juan Pablo II afirmó en 1990 que los animales poseen un soplo vital recibido por Dios, con lo que les concedió algo parecido a un alma, y les protege su propio santo, que es San Antonio Abad, al que se le representa con un cerdo a sus pies. Responsabilidad jurídica, sin embargo, la han tenido desde hace mucho tiempo y a veces se han tenido que sentar ante el juez para responder de sus fechorías. En 1161 un cerdo se cruzó entre las patas del caballo que montaba el príncipe Felipe, hijo del rey de Francia Luis VI Capeto, que le decían el Gordo, y provocó que el muchacho se desnucase. El cerdo sufrió proceso por regicidio y salió culpable, así que fue ejecutado públicamente en un cadalso de París. Un cerdo de Toledo que gastaba buen apetito se comió a un niño un Viernes Santo de 1572 y la Inquisición le acusó de sacrilegio por haber probado carne un día de vigilia y lo mandó quemar en la hoguera. En la región de Borgoña, en 1456, una cerda adulta, que era madre de ocho cochinos que aún se columpiaban de sus ubres, confesó de viva voz, estimulada por la tortura, haberse comido al ciudadano Jean Martin, que estaba en la flor de la vida, y alegó en su defensa que actuó presa de un arrebato de locura que no pudo explicar, pero que no le libró, en cualquier caso, de la pena capital. De la ley y de su largo brazo no se libran ni los tres cerditos, aunque se construyan una casa de ladrillos, ni el lobo feroz.
 
Ojo por ojo
En Falaise, en Normandía, nació el rey Guillermo I, que tuvo que ganar la Batalla de Hastings para que le llamaran el Conquistador, porque antes le decían el Bastardo. En el mismo pueblo, en 1386, una cerda de tres años se comió a un niño apenas mamón que jugaba en la calle mientras su padre se echaba una siesta. La bestia le devoró la cara y los bracitos y no pudo dar cuenta del resto porque fue descubierta por los aldeanos, que la capturaron viva. El vizconde Pere Lavengin, que gobernaba la comarca, ordenó que se le abriera un proceso y la guarra fue juzgada por asesinato en el tribunal de la villa. Los legisladores fundamentaron su sentencia en el libro del Éxodo, en el capítulo 21, en el que el Señor dictó a Moisés las leyes con las que debían ordenarse los hijos de Israel. En los versículos 24 y 25 se especifica con claridad que será cobrado el ojo por el ojo, el diente por el diente, la mano por la mano, el pie por el pie, la herida por la herida, el golpe por el golpe y la quemadura por la quemadura. Y en el versículo 28 se dice que «si un buey cornease a un hombre o a una mujer, y resultare la muerte de éstos, será el buey muerto a pedradas y no se comerán sus carnes». La cerda fue condenada a ser ejecutada públicamente sobre un patíbulo que se armó en la plaza donde se celebraban las ferias. Hasta allí la llevaron arrastrada por un caballo y vestida con una chaqueta, calzas en los jamones y guantes blancos en las patas delanteras. El vizconde Lavengin ordenó a todos los guarreros de la comarca a llevar a sus cochinos a presenciar el martirio para que tomasen ejemplo. Colgaron a la asesina por las pezuñas traseras y el verdugo le amputó las patas y el morro, para empatar la cara y los brazos del niño, y el animal se desangró. Después se dio el cuerpo a la concurrencia, que se lo despachó a la parrilla. El vizconde Lavengin se ocupó de que el escribiente Guiot de Montfort anotase los detalles del proceso, la ejecución de la sentencia y los honorarios del verdugo para que quedasen en los anales y mandó pintar un fresco en el que se representaba el acontecimiento en la pared de la iglesia de la Santa Trinidad, pero el mural fue destruido en el siglo XIX y hoy no se puede comulgar viendo a la guarra penar su crimen.
 
Gustave Flaubert, en su 'Diccionario de los Lugares Comunes', escribió que como el interior del cuerpo del cerdo es parecido al del hombre, se debería emplear para enseñar anatomía en los hospitales, pero aquel día en Falaise se empleó para impartir cátedra a la marranería comarcal de los beneficios de la dieta.
 
Fuente: Texto e ilustración de Martín Olmos en Hoy.es

martes, 18 de octubre de 2011

Arturo Estévez Varela y el motor de agua

Arturo Estévez Varela fue una figura popular de la España de los 70. Extremeño del Valle de la Serena, inventó el "motor de agua" al mezclar éste con un reactivo químico que no dio a conocer y que se trataría de Boro.

Con ese combustible el inventor circuló con una motocicleta, a la que se le había sustituido el depósito de gasolina por el generador, en la prueba que durante dos horas se realizó en la plaza de España de Sevilla. Numerosas personas fueron testigos de que «aquello tiraba». 
 
Pese a las numerosas pruebas que realizó por toda España ante auditorios repletos de personas Estévez no logró vencer los recelos de los científicos y técnicos. Pocos de los entendidos en la materia admitían que un motor que utilizaba agua, a la que se añadía un producto nunca revelado, pudiera servir de combustible y ser capaz de producir la energía suficiente para poner en movimiento un vehículo. Los informes técnicos desfavorables fueron la escusa perfecta del régimen franquista, quizás presionado por las potencias de la época, para que este descubrimiento quedase en el olvido.

Fuente: soymino.wordpress.com y es.wikipedia.org


El motor de agua de Arturo Estévez Varela - www.youtube.com

miércoles, 12 de octubre de 2011

Sierra Salvada (I): El cañón de Delika

Al sur de Vizcaya, en el límite con Álava y Burgos, se levanta tan majestuosa como desconocida la Sierra Salvada, una cordillera que esconde en su interior una de las mayores reservas de flora y fauna de Europa. Con una superficie de más de 100 kilómetros cuadrados es facilmente reconocible por su muralla rocosa y por las escarpadas laderas de la vertiente norte.

En uno de los extremos que la delimitan nos encontramos con el cañón de Delika o del Nervión. Formado gracias a la acción del agua y al transcurrir del tiempo podemos ver como el río Nervión se lanza al vacío nada más nacer creando, en los meses de lluvias, una cascada de 270 metros de altura, en lo que es uno de los fenómenos naturales más espectaculares de nuestra geografía.

Vistas del cañón (no hubo suerte ese dia de ver el salto de agua) y del Valle de Ayala.

Como llegar
Subimos el impresionante puerto de Orduña por la A-625 en dirección Berberana (Burgos). Después de pasar el alto, un kilómetro después veremos a la izquierda la entrada de una finca con una valla metálica. Accediendo a través de ella a la pista forestal nos encontraremos varios aparcamientos hasta llegar, por un corto sendero,  al impresionante mirador situado al borde del cañón. 

+ Información: www.paisvascoturismo.net

viernes, 30 de septiembre de 2011

Una historia de violencia

Me dan la bronca algunos lectores veteranos porque hace tiempo que no hablo de esos personajes e historias del pasado que a veces, para bien o para mal, ayudan a encajar el presente. Así que, para quienes echan de menos las historias del abuelo Cebolleta, hoy tocamos esa tecla, recordando a uno de esos fulanos sobre los que, de nacer en otro sitio, habría novelas, películas y series de la tele. Pero nació aquí, aunque pasó la vida fuera de España, ganándose el pan con una espada. Así que tenía pocas posibilidades de figurar en los libros de texto de los colegios. Como dijo no recuerdo qué político analfabeto de los que mezclan churras con merinas, la violencia no educa.

Año 1547. La España del emperador Carlos V tiene al mundo agarrado por las pelotas. Los príncipes protestantes se han puesto flamencos, y les caen encima, entre otros, los tercios de infantería española. La cosa se dilucida en Mühlberg, con el río Elba entre los ejércitos del elector de Sajonia y el del emperador. Se acomete la gente, se retiran los luteranos, y en mitad del pifostio hay un momento delicado. Huyendo ante el empuje de la vanguardia mandada por el duque de Alba, que siega como una guadaña, los alemanes -marcando el paso de la oca, o lo que marcaran entonces- pasan el río por un puente de barcas, lo recogen en la otra orilla, y para defender el único vado y cubrir su retirada acumulan allí enorme cantidad de artillería y arcabuceros. De manera que al llegar los españoles granizan balas sobre los arneses. El de Alba, cabreadísimo, va de un lado a otro sin saber cómo hincarle el diente al asunto, pues los tudescos van a enrocarse tras las murallas de la plaza fuerte, y de allí no los sacarán ni con Tres en Uno. El emperador está a punto de llegar con el grueso del ejército, encontrando el paso bloqueado; y además, los enemigos empiezan a incendiar las barcas. Como para ingerir cianuro. 

Entonces ocurre una de esas cosas que a veces nos pierden a los españoles y otras nos salvan. Algo muy nuestro. Muy de aquí. Porque de pronto, en mitad del carajal, a un soldado del Tercio Viejo se le va la pinza y empieza a ciscarse en los alemanes y en todos sus muertos; y jurando en arameo se pone la espada entre los dientes, echa a nadar por el vado bajo una lluvia de arcabuzazos, llega a la orilla con dos cojones, arremete contra los alemanes echando espumarajos, y mata a cinco. Tras él, por vergüenza torera y porque está feo dejarlo ir solo, se han echado al agua su capitán y nueve soldados, que salen chapoteando y gritando «España, cierra, cierra», como animales. Imagínense el cuadro y las pintas de mis primos, aullando mojados de barro y con ojos de locos, de mucho matar, con sus barbas, espadas, escapularios y demás parafernalia. De ese modo los colegas llegan a tiempo de ayudar al que pelea a la desesperada, acuchillando a mansalva. Así, entre los diez, hacen un escabeche de toma pan y moja. Y mientras los alemanes deciden que es momento de salir por pies a buscar unas cervezas, los españoles, chorreando agua y sangre ajena, apagan el incendio, reconstruyen el puente, y cuando llega el emperador, su ejército lo pasa tranquilamente, alcanza al enemigo, y al elector de Sajonia y a su puta madre les da las suyas y las de un bombero.

Después, Carlos V pregunta quién fue el majara que cruzó el río. Y le presentan a un oscuro soldado de padres vascos aunque nacido en Medina del Campo, llamado Cristóbal Mondragón. Y allí mismo, sobre el campo de batalla, el emperador lo llama «el mejor soldado del mejor tercio de la infantería española» y lo nombra alférez. Al capitán que lo siguió lo asciende a maestre de campo, y a los nueve soldados les da tanto dinero que Lope de Vega, en su comedia El valiente Céspedes, dirá más tarde que los ha cubierto de oro.

¿Colorín colorado? Casi. Y no como habría debido ser. Con el tiempo, Mondragón se convirtió en uno de los más destacados militares españoles en las guerras de Flandes. Amado por sus hombres, eso le granjeó -no podía ser de otra manera-, odios y envidias en España. Y Felipe II, al que sirvió con tanta devoción y valor como al padre, se portó con él como un miserable. Cuando ya veterano volvió a su patria y solicitó expediente de nobleza, los jueces se las arreglaron para inventarle antepasados judíos. Humillado, lleno de amargura y vergüenza, Mondragón regresó a Flandes, de donde no había de volver nunca. Acabó con noventa años, digno hasta el fin, ordenando que lo pusieran en la ventana para que sus soldados, que lo adoraban, lo viesen morir. En su testamento pedía, en pago a sus servicios, la castellanía de Amberes para su hijo y una capitanía de lanzas para su nieto. El rey, naturalmente, no concedió ni la una ni la otra.

sábado, 17 de septiembre de 2011

Un barco para una efeméride

Fondeó hace unos días en la Ría de Bilbao. Cargado del espíritu y los valores de la Constitución de Cádiz de 1812, surgió imponente, para que no abandonemos en el olvido la importancia de su próximo bicentenario.

Desde entonces el galeón La Pepa, con sus 55 metros de eslora, 11 de manga y 320 metros cuadrados de superficie útil ha permanecido en nuestras aguas, cual huella del pasado, para mostrarnos desde dentro la reproducción de una embarcación histórica y acercarnos el conocimiento de unos hechos que cambiaron el devenir de este país y sus habitantes.

Ayer, una capital vizcaína encapotada lloraba, nostálgica de épocas remotas, su inminente marcha en busca de otros puertos y otras gentes.




sábado, 30 de julio de 2011

Leyenda del Santuario de Tentudía

A mediados del siglo XIII, aunque algunas fuentes sitúan el relato en 1173, la Reconquista avanzaba imparable. Fernando III el Santo ordenó al caballero zamorano, y miembro de la Orden de Santiago, Pelay Pérez Correa el ataque a las fuerzas sarracenas que se habían hecho fuertes en las cimas de la sierra de La Calera. 
Santuario o Monasterio de Tentudía
Libró con ellos una batalla tan feroz que, al anochecer, la victoria estaba aún en el aire. Temiendo el caballero cristiano que la oscuridad sirviera de aliada a los enemigos, imploró a la Virgen que detuviera el curso del Sol gritando: “¡Santa María, detén tú día!”. Cuenta la tradición que todos pudieron comprobar asombrados como el Sol se detenía en el horizonte y los cristianos, con la certeza de que el Cielo estaba de su parte, realizaron nuevas cargas contra los moros, obligándolos a huir tras causarles numerosas bajas.

El éxito en la contienda otorgó a los cristianos los pasos de Sierra Morena y poder conectar con los ejércitos andaluces. En memoria de este prodigio, el maestre Pérez Correa mandó construir una pequeña ermita en el lugar.

sábado, 16 de julio de 2011

Aneto - Esfera - Shuto

ETA golpeaba con fuerza y en algunos círculos parecía lógico pensar que en la lucha contra el terrorismo todo valía. Era junio de 1988, José Luis Corcuera dirigía el Ministerio del Interior y Emilio Alonso Manglano los Servicios Secretos españoles, cuando el Estado puso en marcha una operación cuyo nombre en clave fue “Aneto-Esfera-Shuto”. Concebida para ser ejecutada por una unidad de elite del CESID (actual CNI), consistía en hacer una incursión en Francia para secuestrar al dirigente etarra Josu Ternera.

La ejecución del plan pasaba por conseguir previamente una droga para reducir al secuestrado y que a la vez sirviera de suero de la verdad con el fin de hacer que revelasen detalles y planes de la organización.

Una vez adquirida la droga había que probarla. Miembros del CESID robaron tres vehículos para llevar a cabo, en los alrededores del barrio de Malasaña (Madrid), el secuestro de tres indigentes que servirían como conejillos de indias. Los dos primeros eran dos hermanos toxicómanos con los que hubo que recurrir a la violencia, teniendo que dejar a uno de ellos en un centro hospitalario. El tercero era un mendigo que resulto ser más dócil que los anteriores pero que terminaría falleciendo durante el ensayo.

La que acabaría llamándose también Operación Mengele, en referencia al siniestro Josef  Mengele y sus experimentos con seres humanos en los campos de exterminio nazis, resulto ser un rotundo fracaso. Sobra decir que Josu Ternera nunca fue secuestrado sino que fue detenido por la gendarmería francesa.

viernes, 24 de junio de 2011

Origen del Alirón

Hoy en día el término Alirón se suele utilizar para manifestar alegría ante la consecución de un objetivo, normalmente deportivo. Pero, ¿de donde viene esta expresión?. En el libro Días de Barrena su autor realiza una breve explicación al respecto.

A finales del siglo XIX la cuenca vizcaína bullía con fuerza. La mano de obra barata y la cercanía de las minas al puerto habían atraído capital británico creando, al calor del hierro, todo tipo de industrias.

En las minas, si las vetas de hierro halladas eran puras los ingenieros británicos escribían con tiza sobre ellas las palabras All Iron, todo hierro. Cada vez que esto ocurría el grito de júbilo ¡Alirón! ¡Alirón! recorría las canteras porque suponía un pírrico aumento en los pobres salarios de los trabajadores.

La popularización de esta expresión dió lugar a canciones de toda índole, muchas de ellas asociadas con un deporte que empezaba a caminar por aquellos días: el fútbol.

“En España entera triunfa la Canción del Alirón
y no hay chico deportista que no sepa esta canción.
Y las niñas orgullosas hoy le dan su corazón
a cualquiera de los once del Athletic campeón.
¡Alirón!, ¡Alirón!, ¡el Athletic campeón!.

Hoy el fútbol en España es la máxima afición
y la gente se emociona con los ases del balón.
Y lo mismo en Indochina que en Italia y en Japón,
todos cantan las proezas del Athletic campeón.
¡Alirón!, ¡Alirón!, ¡el Athletic campeón!”.

lunes, 20 de junio de 2011

Premio Sunshine Award

Antes de nada agradecer a Zález y a Pedro la concesión del Premio Sunshine Award a este blog. Aunque las bases del mismo me obligan a otorgarlo a su vez a 12 blogs, muchos de los que tenía en mente como Tierras de Burgos, desdelaterraza, La tinaja de diógenes, Memorias de Burgos, Conoce Atapuerca... ya han sido premiados anteriormente por lo que me he decidido por los tres siguientes pues creo carecen de este simbólico premio:

domingo, 12 de junio de 2011

Sierra Ministra (II): Medinaceli

Ciudad del Cielo 
Medina diamantina
inviolable a las mesnadas
y a los ángeles abierta
Ciudad dormida despierta
y abre tus alas plegadas
que tienes ancha la puerta.
 
                                                  Gerardo Diego

Al otro lado de Sierra Ministra, ya en tierras sorianas y dejando atrás la cercana Sigüenza, se erige en lo alto de un cerro la añeja villa de Medinaceli. Declarada conjunto Histórico-Artístico desde 1963 esta cuidada y embellecida población merece un paseo.


El arco romano, del siglo I d.C., es el único en España de tripe arcada. Destaca el cuerpo central decorado por dos templetes, de frontón triangular, apoyados en columnas.


El castillo, situado en un extremo de la localidad, es actualmente el cementerio municipal. De cuadrado aspecto, fue construido en época cristiana sobre una antigua fortaleza árabe. 


La Colegiata De Santa María La Mayor, de estilo gótico tardío, comenzó a construirse a principios del siglo XVI. Son interesantes el retablo barroco, la rejería, las lápidas sepulcrales...


 Mosaico romano


La Plaza Mayor, con su soportales, albergaba entre otros edificios el Palacio Ducal y la Alhóndiga.


 Casas blasonadas


 
Y una de sus vetustas calles

+ Información: 

lunes, 23 de mayo de 2011

Sierra Ministra (I): Sigüenza

Las castellanas tierras de Sierra Ministra son, como bien decía don Miguel de Unamuno, tristes pero bellas; la escasa prominencia de sus cerros, el exiguo desnivel de sus laderas y la poca vegetación de la zona conforman un paisaje casi lunar donde saludan al viajero villas cuya belleza aun no ha sido desvirtuada por el turismo masivo.

Una de estas joyas embriagadas de antiquísima historia es Sigüenza. Poblada desde el Paleolítico, se asienta en un pequeño valle a orillas del río Henares. 

La Segontia celtíbera, una de las seis ciudades arévacas más importantes según Plinio, debía de estar situada en el cerro de Villavieja (al otro lado del río) o en el más cercano cerro Mirón y en época romana acabó por convertirse en un punto estratégico de la calzada Emérita Augusta.

Declarada Conjunto Histórico Artístico, tiene entre su calles una veintena de puntos de interés (ver plano). Caben destacar:

La Catedral, una de las más originales de España al combinar los estilos románico y gótico, comenzada a construir en siglo XII. De obligada visita resultan la capilla del Doncel, la sacristía y el claustro.


En la Plaza Mayor, construida en el siglo XVI para albergar la Casa de la Tesorería, el Ayuntamiento y el mercado, destacan hoy sus amplios soportales y balconadas.


El Castillo de Sigüenza, hoy Parador Nacional, se asienta sobre el cerro que rodea por la izquierda al río Henares y fue la culminación de una amplia muralla que rodeaba la ciudad.

+Información:  

jueves, 5 de mayo de 2011

El primer equipo español de Bobsleigh

Puede que viéseis la película de 1993, Elegidos para el triunfo, o conoceréis de oídas la historia de aquellos atletas jamaicanos que formaron un equipo de bobsleigh  para competir en los Juegos Olímpicos de 1988 celebrados en Calgary, Canadá. Un tiempo antes, en 1956, el combinado español se deslizaba en un trineo por primera vez.

Portago y Sartorius - olimpismo2007.blogspot.com
En 1928 nació en Londres Alfonso Antonio Vicente Eduardo Ángel Blas Francisco de Borja Cabeza de Vaca y Leighton, marqués de Portago y conde de La Mejorada, hijo de un aristócrata español y de una multimillonaria dama irlandesa, un apasionado del deporte que vivió la vida a fondo hasta que a sus 28 años se mató cuando disputaba las Mil Millas de Brescia.

Alfonso de Portago o Fon, como le llamaban sus amigos, pasó casi toda su infancia en la villa familiar de Biarritz (Francia). Probó el polo, la pelota vasca, el golf, el esgrima, el boxeo, el esquí, la natación... aunque en los deportes que más destacó fueron: la hípica (corrió dos veces el "Grand National"), la aviación deportiva (hasta que le quitaron la licencia por cruzar bajo un puente de ferrocarril por una apuesta), el automovilismo (fue el primer piloto español que tuvo el honor de correr para la escudería del Cavallino Rampante) y el bobsleigh.

Portago conduciendo su Ferrari
Aficionado a la nieve y asiduo de la estación invernal de Saint Moritz, un buen día se quedó prendado de los muchachos que se lanzaban con un trineo por el circuito de skeleton. Aquella insensata mezcla de hielo y velocidad le cautivó y tras bajar varias veces por la pista concibió el reto de montar, sufragando los gastos de su bolsillo, un equipo español de bobsleigh y participar en los siguientes Juegos Olímpicos de Invierno, que se iban a celebrar en 1956 en Cortina d'Ampezzo (Italia). 

Al no vivir en España y no tener apenas relación con otros deportistas españoles, Fon reclutó a su primo Vicente Sartorius (padre de Isabel) y a Gonzalo Taboada y Martínez de Irujo y Luis Muñoz Cabrero, amigos de la alta sociedad madrileña. Otros inscritos inicialmente que no llegaron a participar fueron (según "La Vanguardia", 22 de enero de 1956, pág.28): Antonio Marino, Enrique Martorell y el celebre periodista Andrés Mercé Varela.

A pesar de que las relaciones personales entre ambos no fueron fáciles, Portago fue apoyado en su aventura por el Presidente de la Federación Española de Patinaje, Juan Antonio Samaranch, de quién dependía el bobsleigh.

Durante los entrenamientos oficiales, los demás competidores se reían a carcajada limpia de las frecuentes caídas de aquella extraña tropa española. Sin embargo, el día de la competición la falta de experiencia, de entrenos y demás handicaps, no fueron obstáculo para Portago y Sartorius que firmaron una carrera impecable: rozaron la medalla en bobsleigh a dos al quedar cuartos, a catorce décimas del podio copado por los dos equipos italianos y el primero de Suiza y finalizaron en el noveno puesto (de veinte) en bobs a cuatro. Los españoles se convirtieron en los deportistas de moda, muchos años antes que los jamaicanos compitieran en Calgary 88...

Fuentes:

viernes, 22 de abril de 2011

El entierro de Genarín, un borrachín ilustre

Imagen: www.absolutleon.com
En el día de ayer se llevó a cabo el entierro de Genarín, una procesión atípica que forma parte de la Semana Santa leonesa.

Genaro Blanco fue un pellejero conocido en las calles del barrio Húmedo, inseparable de su botella de orujo, cliente habitual de los burdeles de la ciudad y que fue atropellado mortalmente por el primer camión de la basura que hubo en León mientras estaba haciendo sus necesidades junto a la muralla medieval, en la llamada Calle de los Cubos, en la noche de Jueves Santo de 1929.

A su alrededor surgió entonces la costumbre de rememorar tal acontecimiento con una procesión, creando para ello la parafernalia de una cofradía sustentada en los supuestos milagros del borracho. 

El procesión comienza en la Plaza del Grano bendiciendo con orujo a los nuevos cofrades. Desde allí la comitiva se dirige, bebiendo orujo y coreando diferentes consignas (como por ejemplo “Genarín, valiente, queremos aguardiente” a la muralla de la ciudad donde uno de los hermanos trepa y hace la ofrenda del laurel, el queso, la hogaza de pan, las naranjas y el orujo, y recita los siguientes versos:

“Y antes de ser declamadas para gloria de este mundo,
Siguiéndote en tus costumbres, pues nunca ganasteis lujos,
Bebamos a tu memoria una copina de orujo,
Que fue lo que más chupaste antes de ser difunto.”

viernes, 15 de abril de 2011

A sangre y fuego: Malaga 1936

Documental de Exequiel Caldas, Francisco J. Sánchez, Antonio D. Bravo y José A. Pareja, que narra por vez primera los trágicos sucesos acaecidos en Málaga durante la Guerra Civil española. El fracaso del alzamiento militar, el desarrollo de la Revolución y la ofensiva final fascista que culminará en uno de los episodios más trágicos y menos conocidos de la contienda: el éxodo y la matanza de la carretera de Almería. El documental está dividido en seis breves capítulos de unos diez minutos cada uno.

Capítulo 1: Alzamiento y revolución
Primer capítulo, que narra la intentona golpista en la capital malagueña, su derrocamiento por las fuerzas populares y el inicio de la Revolución social.


Capítulo 2: Terror y venganza
La campaña de terror iniciada por los mandos militares sublevados es respondida con las ejecuciones y ajusticiamientos de grupos violentos incontrolados. 


Capítulo 3: Ofensiva por tierra, mar y aire
La coalición internacional de fuerzas regulares, africanas, italianas, la armada hispano-italiana, la aviación italo-germana e incluso la Legión Cóndor se disponen a tomar Málaga.


Capítulo 4: Traición y caída
Tras el abandono por parte del Gobierno, la ciudad queda sumida en el pánico. Baudilio Sanmartín, al mando de la Base Naval, intenta organizar la defensa de Málaga. 






+Información:

miércoles, 13 de abril de 2011

¿El primer cosmonauta?

En el día de ayer se cumplía, según la versión oficial, medio siglo del primer viaje espacial. Una odisea en la que el cosmonuta Yuri Gagarin habría viajado a bordo de la nave Vostok 1.

Sin embargo son muchas las teorías que creen que hubo varios intentos anteriores que acabaron en tragedia. En este audio de El Plan C nos detallan estas hipótesis sobre la existencia de cosmonautas fantasma tan solo reconocidas por los rusos en el caso de Valentín Bondarenko.


+ Información:  

martes, 5 de abril de 2011

Un mar de páginas


Viendo que quizás las reseñas de los libros que el tiempo me permite leer no acababan de sintonizar con el resto del blog he decidido otorgarles el lugar que se merecen creando un nuevo blog llamado UN MAR DE PÁGINAS (la originalidad no es lo mio) desde el que podéis acceder aquí. Iré subiendo nuevas reseñas y otras novedades para saciar mi pasión por la literatura. Un saludo a todos!

sábado, 2 de abril de 2011

La Harino Panadera de Bilbao: El origen de Irala

Recuperado desde hace un par de años como sede de la concejalía de Salud y Consumo de Bilbao, este recio edificio, pionero en la utilización del hormigón armado, es el único vestigio que queda del antiguo complejo industrial Harino Panadera, considerado monumento desde 2005 por el Gobierno Vasco. 

 Hoy en día los modernos laboratorios conviven con buena parte de la maquinaria original destinada a la molienda del trigo que se encuentra en perfecto estado de conservación y que es considerada única en la provincia según la AVPIOP. Destaca la colección de 18 molinos dobles de cilindros, fabricados, unos en 1912 y otros en 1920, por la casa Seck de Dresde.


Fue a principios del siglo pasado cuando Juan José Irala, panadero de profesión, descubrió una zona cercana a Vista Alegre, situada a pequeña altura sobre el centro de Bilbao y próxima al ferrocarril de mercancías, apropiada para la construcción de una moderna e innovadora factoría para llevar a cabo sus negocios de panadería y harinas fusionando así varias empresas que hasta entonces lo hacían de manera artesanal.

Juan José Irala
Así se creó la nueva fábrica de La Compañía de Molinería y Panificación Harino Panadera, un magnífico exponente de la aplicación de los avances de la Revolución Industrial a todos los sectores de la economía, en este caso al de la molinería y producción de pan a gran escala. 


A su alrededor y ante la necesidad de alojar a sus numerosos trabajadores (llegaron a ser hasta 1.000) el propio fundador construyó viviendas creando lo que hoy conocemos como el barrio de Irala o Iralabarri.


Testigos de estos orígenes son la casas de estilo inglés que aún se levantan en la avenida Zuberoa y en la calle Baiona, rehabilitadas en su mayoría y que forman un original mosaico gracias a sus fachadas pintadas en llamativos colores.


Horario de visitas Harino Panadera

Mapa ofrecido por Metroo


+ Información:

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...