martes, 25 de enero de 2011

Llívia, un exclave español

Hemos estudiado de pequeños como en nuestro país poseemos algunos territorios (islas aparte) que, aun no estando conectados por tierra con el resto, nos pertenecen políticamente. Conocidos como exclaves, Ceuta y Melilla son los dos ejemplos españoles que hasta el día de hoy mi ignorancia me llevaba a identificar como únicos. Pero resulta que no, que al menos hay un tercer exclave español: Llívia.


En los Pirineos, a 1.223 metros sobre el nivel del mar y siguiendo el curso del río Segre se encuentra Llívia. Perteneciente a la comarca catalana de Cerdanya o Baja Cerdaña (Girona), este municipio de 1.589 habitantes (datos 2009) aglutina las localidades de Llívia, Gorguja, Cereja, Gorguja Petit (Mas Travis) y el Mas Jonquer sumando una superficie de 12,84 km² rodeados en su totalidad por suelo francés como resultado del Tratado de los Pirineos de 1659 del que quedó excluida por tratarse de una villa, privilegio que le fue concedido en 1.528 por el emperador Carlos V.

+ Información: www.llivia.org

5 comentarios:

  1. Interesante este pequeño pueblecito de los Pirineos. Recuerdo que estuve allí por pura casualidad, me interesaba ver qué era ese pequeño territorio que estaba rodeado de Francia y la verdad es que en sus calles se respiraba más el ambiente español que el francés puesto que había gente paseando a las 8 de la tarde, cosa que en los pueblecitos franceses es difícil encontrar ya a esas horas.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  2. Conozco esta villa española de la Cerdaña francesa. Es famosa por su antiquísima farmacia y hasta hace pocos años, hasta la supresión de las fronteras entre los Estados europeos estaba unida directamente a España por una corta carretera, ya que Llivia apenas está a unos dos o tres kilómetros de Puigcerdá, que la unía directamente con España sin paso fronterizo. Es un lugar agradable para visitar, como toda la región. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Como bien dices Llívia quedó en posesión española por ser una villa y no un pueblo según lo acordado en el Tratado de Llívia de 1660 (revisión del más famoso Tratado de los Pirineos de 1659)...lo extraño es que el pueblo quedase en posesión española tras la agresiva política de Luis XIV durante el reinado de Carlos II, quizás debió de reintegrarse a la Corona Española tras el Tratado de Risjwik (1697) por el que el monarca galo devolvía todas sus conquistas desde el Tratado de Nimega (1679) como un objetivo para ganarse el "amor" de Carlos II y el pueblo español de cara a la sucesión en favor de su nieto Felipe de Anjou...

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Hola Pedro, dlt y Carolus II: Por lo visto era más conocida la existencia de esta villa de lo que yo sospechaba. Carolus, fenomenal aclaración por tu parte. Un saludo a los tres.

    ResponderEliminar
  5. Acabo de descubrir esta entrada. Llívia es una ciudad de la que desconocía su existencia hasta hace unos meses y me resultó tan curioso como a tí, por eso también le dediqué una entrada hace poco. Échale un vistazo, porque la ciudad consta con una farmacia de 500 años de antigüedad.

    http://laguaridadeviriato.blogspot.com/2011/12/una-farmacia-con-5-siglos.html

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...