lunes, 23 de mayo de 2011

Sierra Ministra (I): Sigüenza

Las castellanas tierras de Sierra Ministra son, como bien decía don Miguel de Unamuno, tristes pero bellas; la escasa prominencia de sus cerros, el exiguo desnivel de sus laderas y la poca vegetación de la zona conforman un paisaje casi lunar donde saludan al viajero villas cuya belleza aun no ha sido desvirtuada por el turismo masivo.

Una de estas joyas embriagadas de antiquísima historia es Sigüenza. Poblada desde el Paleolítico, se asienta en un pequeño valle a orillas del río Henares. 

La Segontia celtíbera, una de las seis ciudades arévacas más importantes según Plinio, debía de estar situada en el cerro de Villavieja (al otro lado del río) o en el más cercano cerro Mirón y en época romana acabó por convertirse en un punto estratégico de la calzada Emérita Augusta.

Declarada Conjunto Histórico Artístico, tiene entre su calles una veintena de puntos de interés (ver plano). Caben destacar:

La Catedral, una de las más originales de España al combinar los estilos románico y gótico, comenzada a construir en siglo XII. De obligada visita resultan la capilla del Doncel, la sacristía y el claustro.


En la Plaza Mayor, construida en el siglo XVI para albergar la Casa de la Tesorería, el Ayuntamiento y el mercado, destacan hoy sus amplios soportales y balconadas.


El Castillo de Sigüenza, hoy Parador Nacional, se asienta sobre el cerro que rodea por la izquierda al río Henares y fue la culminación de una amplia muralla que rodeaba la ciudad.

+Información:  

4 comentarios:

  1. Un pueblo precioso, sí señor. Me ha gustado mucho ver tu entrada de hoy, porque estuve allí hace poco y disfruté mucho. Tengo un texto de aquel viaje, que publicaré más adelante, junto con alguna fotografía. Un abrazo, Isma.

    ResponderEliminar
  2. Hola dlt, me alegro de que te haya gustado. Fue una pena el mal día me impidió subir al castillo y sacar más fotos pero bueno, otra vez será. Un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Esta ciudad siempre está dentro de mi pensamiento, es donde se casaron mis padres y me casé yo, así que tengo muy gratos recuerdos de ella.
    Gracias por su entrada.

    ResponderEliminar
  4. Un verano de hace ya más de 40 años, conocí por primera vez Sigüenza. A la fuerza. Por haber sacado malas notas, mis padres me mandaron todo el verano a un colegio interno de allí (La Sagrada Familia). La disciplina allí era cuartelaria. Por la tarde, cuando salíamos de paseo, algunos chicos nos escapábamos a fumar escondiéndonos tras las ruinas de un viejo castillo. Hoy reconvertido en ese Parador Nacional que me traes a mi recuerdo.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...